OPORTUNIDADES DE MÉXICO EN LA RENEGOCIACIÓN DEL TLCAN



El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) se firmó hace más de 23 años. Sobra decir que la evolución de las economías y el comercio de la región, así como los avances de la tecnología y los servicios, entre otros factores, exigen revisar hoy los acuerdos económicos de cara al Siglo XXI para aprovechar las oportunidades que surgen de crear y transformar, fundamentalmente en  aspectos como: reglas de origen, salarios y panel de controversias, además de la creación de apartados derivados de nuevas tecnologías en sectores tales como transgénicos, comercio electrónico, petróleo y telecomunicaciones.


La depreciación del peso, el incremento del empleo en Estados Unidos y en general la actividad económica permiten a México llegar a la renegociación del TLCAN con un superávit comercial histórico, que arrojó un saldo positivo de 36,948 millones de dólares en el lapso de enero a junio de 2017, y mayor demanda de consumo en el vecino país del norte.


OPCIONES PARA CREAR Y TRANSFORMAR


La renegociación del TLCAN representa para las tres partes, México, Canadá y E.U.A., la oportunidad de alcanzar mejores condiciones para todos actualizando y perfeccionando el documento vigente hasta el momento.


Se trata de revisar lo que hay y generar acuerdos, no de regresar al nivel de la imposición de cuotas arancelarias, según explicó Ildelfonso Guajardo, titular de la Secretaria de Economía. Los mexicanos tampoco estamos dispuestos, dijo, a prescindir de un mecanismo de solución de controversias. Destacó que es fundamental mantener la eliminación de la protección de salvaguardas en América del Norte.


El TLCAN debe de reposicionarse frente a los retos de la economía global a fin de mantener la competitividad en otras regiones del mundo.


Como se mencionó renglones arriba, para México es prioritario revisar asuntos como: reglas de origen, salarios y la designación de los paneles para resolver controversias. Veamos.


Reglas de origen. Implica el análisis de los productos que se comercializan entre las tres naciones para determinar el valor agregado de cada país. Sabemos que en el caso de México el principal valor que se agrega es el trabajo, aunque también aportamos ingeniería y calidad en casos como el de las autopartes, que se venden a la industria terminal por organizaciones norteamericanas asentadas en nuestro país o por empresas mexicanas.


Para darnos una idea, hoy un producto elaborado en Estados Unidos puede cruzar la frontera entre ambos países hasta cinco veces, por lo que se ha planteado la necesidad de que la valuación de un automóvil que se termina en México y que es exportado a Europa, Sudamérica o Estados Unidos precise el contenido de valor agregado de cada país.


Salarios. Nuestro país no ha cumplido cabalmente con lo estipulado en el tratado de 1994, cuando se comprometió a incrementar las remuneraciones de forma sustancial; hoy día el salario de un obrero norteamericano es de aproximadamente 23 dólares la hora, en tanto que en México el trabajador obtiene un ingreso de 7 dólares diarios. Esta brecha podría dar pie a la apertura de un panel de controversias en el que el gobierno norteamericano se vería en posibilidad de alegar la existencia de dumping, o competencia desleal, por la reducción artificial o forzada del costo de un factor de la producción: la mano de obra.


En 1994, México se comprometió a que esto cambiaría paulatinamente; sin embargo, el salario mínimo se ha rezagado y se ajusta cada año con base a la inflación pero no al tipo de cambio del peso con el dólar.


Panel de Controversias. Se determina por los conflictos que pudieran surgir entre los tres países miembros, respecto de algún producto o servicio que exportan.


PRIORIDADES PARA MÉXICO


El Secretario Ildefonso Guajardo informó al Senado sobre aspectos importantes detectados en las consultas públicas realizadas con empresarios en torno a sus preocupaciones y objetivos relativos al TLCAN, tales como la integración de América del Norte y la eliminación de requisitos arancelarios que entorpezcan el comercio, además de incluir temas como los hidrocarburos.


México debe de buscar fortalecer su posición en la economía global. Por ello, el Gobierno definió cuatro prioridades dentro del proceso de renegociación del TLCAN.


0 vistas0 comentarios